Cambios y devoluciones

Cambios y devoluciones

Un producto es objeto de devolución cuando no corresponde a la descripción publicada. En estos casos, es posible llegar a un acuerdo con el cliente y el producto se repone en el pedido siguiente o se hace devolución del importe.

Al momento de preparar cada pedido, es parte del proceso hacer control de calidad in situ; y cuando se detecta alguna diferencia que podría afectar al cliente, ésta se advierte antes de enviar el producto. Si el cliente acepta el producto con la advertencia, se envía. De lo contrario, se devuelve el importe del producto o se reemplaza por otro, a decisión del cliente. 

¿Por qué podría darse esta condición?

Simplemente porque los productos agotados son reemplazados y en ocasiones el color, sobre todo de los abalorios, puede sufrir variaciones respecto a la imagen publicada. Por otro lado, existe gran variedad de resoluciones y calidades de monitores y pantallas en los diferentes dispositivos desde los cuales el cliente puede comprar, lo que puede generar diferencias entre la realidad y la percepción del producto, por lo que el cliente debe considerar este punto y manejar un margen de tolerancia. 

No es objeto de devolución, si el cliente se equivoca en dimensionar un producto, es decir, que piense que es más grande o pequeño de lo esperado, por eso las descripciones son tan detalladas. Sin embargo, es posible enviar imagen del producto con una referencia (Por ejemplo: detallar que el tamaño de un colgante es como el de una moneda) para que el cliente se haga una idea más exacta. Esto, si el cliente así lo solicita.

No es objeto de devolución, si un producto llega dañado o roto. El embalaje usado para los productos delicados evita el deterioro en el transporte, por lo mismo, TuBisuteria® no se hce responsable de daños producidos por terceros, como la mala manipulación del transportista.

No es objeto de devolución cuando un producto se ha deteriorado por el uso, por la mala manipulación de éste o por exponerlo a agentes que aceleren su deterioro, como el agua, perfume, detergente, calor, humedad, etc.

Todo producto es objeto de cambio si éste no satisface las expectativas del cliente, incluyendo aquellos motivos derivados de la no comprensión de las descripciones de los productos. Esta decisión implica que el cliente debe asumir el transporte del producto hasta la dirección de la tienda, ya sea por envío de proveedor de transporte o acudiendo directamente a ella. En cualquier caso, debe presentarse con el correspondiente comprobante de compra (boleta o factura) y el producto debe encontrarse en las mismas condiciones en que fue enviado, es decir, no debe presentar daño en su empaquetadura o en sí mismo. Si el cliente desea el envío del nuevo producto de inmediato y no esperar a su siguiente pedido, el costo del envío debe ser asumido también por el cliente.

Si el cliente desea la devolución parcial o total de una compra, ésta deberá analizarse caso a caso, ya que las condiciones dependerán del tiempo transcurrido desde la fecha de compra y la forma de pago.

Por otro lado, si en un pedido falta un producto o éste ha sido cambiado erróneamente en el proceso de preparación, una vez que el cliente lo manifieste y nos demos por enterados, el producto será enviado a su dirección de despacho a la brevedad, sin costo para el cliente;  o será incluido en el próximo pedido realizado, si el cliente así lo manifiesta. 

En este último caso, se agradece el recordatorio por parte del cliente, ya que por tratarse de un caso excepcional, podríamos incurrir en olvido involuntario.